Las fiestas de Brihuega en la prensa histórica de los siglos XIX y XX

Estándar
Antonio Caballero García,.
A mediados del mes de agosto, con el verano en su cénit, se celebran en Brihuega las tradicionales fiestas en honor a la Virgen de la Peña, patrona inmemorial de la villa. Los festejos, obvio parece recordarlo a cualquier briocense, giran en torno a dos ejes fundamentales: los cultos religiosos, que ensalzan la figura de la Virgen y los actos taurinos, que forman la parte profana de dichos festejos.

Si algo caracteriza a la Fiesta Mayor de Brihuega es que, en lo esencial, la sucesión de los actos festivos ha permanecido invariable a lo largo de los años y que estos actos han trascendido del ámbito estrictamente local para proyectarse, y gozar de reconocida fama, en el resto de la provincia de Guadalajara y en numerosas ocasiones aun fuera de la misma, como tratamos de mostrar en este artículo.

 Así, realizamos un somero repaso a las noticias que sobre las fiestas de Brihuega publican diferentes cabeceras de la prensa histórica con sede fundamentalmente en Madrid, tomando como período cronológico la segunda mitad del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX(2).

Además de noticias sobre las fiestas, estos medios insertan profusa información sobre la villa, derivada en gran medida del hecho de gozar en aquellos años de la categoría de distrito electoral para la elección de diputados a Cortes dentro de la circunscripción de Guadalajara, pero también por constituir una importante cabecera comarcal administrativa y económica. Así podemos leer noticias políticas sobre la interminable pugna entre diferentes partidos por alcanzar los escaños en liza y de su actividad política en la zona o sobre acontecimientos de carácter bélico, como por ejemplo la entrada a Brihuega de partidas carlistas durante la tercera guerra carlista.

Otras noticias aportan información económica o sobre el desarrollo de infraestructuras como la construcción de las carreteras de Torija a Masegoso de Tajuña o de Brihuega a Hiendelaencina por Jadraque; o de los proyectos de construcción de los ferrocarriles secundarios de Guadalajara a Brihuega y Cifuentes o de Orusco a Molina por Brihuega (desgraciadamente no llevados a cabo); o sobre la actividad industrial de la villa. El intento de traslado, finalmente no consumado, del penal de Zaragoza a la Real Fábrica de Paños en 1898 ocupó gran espacio en los medios de comunicación de la época junto con otras noticias de carácter económicosocial como la inauguración de la Colonia de la Asunción o la evolución de los mercados agropecuarios. La vida administrativa se ve igualmente reflejada: tomas de posesión de jueces y notarios, concursos de plazas de maestros, médicos, jefe de correos o del secretario del ayuntamiento.

La prensa se hace eco de todo tipo de sucesos: naturales, como las inundaciones de 1847 o 1877 o el incendio de la iglesia de San Felipe en 1904; o noticias que pertenecen a la crónica negra como los asesinatos del cabo de sereno y el sereno de la villa en 1887 o la fuga nocturna de presos de la cárcel de la villa en 1892, al parecer con el consentimiento del director de la misma, para cometer delitos contra la propiedad.

Otras noticias son más amables como la presenciade destacadas personalidades de la vida política madrileña en los veranos de la villa o el transcurrir de la vida del Casino briocense y, por supuesto, las noticias que sobre las fiestas pasamos a glosar a continuación.

El Español(3) de 20 de agosto de 1847 publica un suelto titulado Contraste en el que nos informa que a pesar de haber habido en la mañana del 11 una gran tormenta sobre la villa que causó considerables daños en las cosechas y en los molinos harineros de la Rivera, los briocenses, poco atribulados sin duda por esta desgracia, tienen mañana una corrida de novillos en celebridad de Nuestra Señora de la Peña, patrona de aquel pueblo.

El Clamor Público(4) inserta en su sección Crónica de las Provincias bajo el título Toros en Brihuega una interesante crónica, fechada el 19 de agosto, de la corrida de las fiestas de 1849: Antes de ayer 17 tuvimos la corrida de los cuatro toros de muerte de costumbre, en celebridad de nuestra señora de la Peña, lidiados por la cuadrilla que eligió el matador Pedro Párraga. En la crónica se nos informa que el primer toro se mató por la mañana y los tres restantes por la tarde, alcanzando gran éxito los banderilleros actuantes.

El Heraldo, en la edición de Madrid de 25 de agosto de 1853(5), en su sección Correos de Provincia convierte la crónica de las fiestas de Brihuega, fechada el 20 de agosto, en un artículo laudatorio de la monarquía isabelina y de su Ministro de Hacienda, Luis María Pastor, a la sazón diputado a Cortes por el distrito de Brihuega: Hoy han terminado las funciones con que este vecindario obsequia anualmente a su patrona Nuestra Señora de la Peña. Nada diría de ellas…si circunstancias particulares no hubiesen concurrido este año a hacerlas en estreno interesantes y vistosas. Inauguradas con un solemne Te Deum cantado el 15 en acción de gracias por el feliz acontecimiento que llena de alegría el corazón de S.M. la Reina y de los buenos españoles, asegurando la sucesión directa del trono. A este motivo de satisfacción se unía el de la colocación en la sala de sesiones del ayuntamiento de los retratos de cuerpo enteros costeados por el mismo, uno de S.M. la Reina y otro de su ministro de Hacienda el Excmo. Sr. D. Luis María Pastor, diputado por aquel distrito… La noche antes (es decir, el 14 de agosto) unos vistosísimos fuegos artificiales entretuvieron agradablemente al vecindario y a los muchísimos forasteros que habían acudido a disfrutar de las funciones. De entre los fuegos artificiales que se dispararon, el cronista destaca que de repente apareció una leyenda en hermosas luces de bengala que decía: el Ayuntamiento de Brihuega a S.M. la reina y a su Ministro de Hacienda. A los actos asistió el Gobernador Civil de la provincia Pedro Víctor y Pico.

La corrida de las fiestas de 1866 se puede catalogar, sin lugar a duda, de accidentada. La Esperanza(6) nos da noticia de que en la corrida celebrada el día 15 ocurrieron algunas lamentables desgracias. Un tablado de la plaza de  toros se hundió y quedaron heridas y contusas varias personas, una de ellas de bastante consideración. Otro vecino de la población, que hostigaba a palos y patadas desde un burladero a un toro, fue enganchado por el pantalón y sacado a la plaza, donde el toro se cebó en él, dejándolo casi sin vida. Presidió la corrida el Gobernador Civil de la provincia, Sr. Muñiz, que adoptó las medidas pertinentes en el acto, socorriendo al herido con 200 reales.

De polémicos se pueden calificar los días previos a las fiestas de 1877. El Globo(7) publica el día 23 de agosto, una vez pasadas las fiestas, la noticia de que el Ayuntamiento de Brihuega ha privado a sus vecinos de alumbrado público para sufragar los gastos de una corrida de toros que se celebrará el día de la Virgen de la Peña. Añade además que el citado ayuntamiento parece que descuida mucho el pago de sus haberes a los maestros de escuela para rematar preguntándose si: ¿No sería justo abrir una suscripción para elevar un monumento al sabio profundo y español eminente que ha tenido tan civilizadora idea? Que lo digan los maestros de escuela que no cobran. Sin embargo, tal noticia resultó falsa y el propio El Globo, en su edición del 29 de agosto, rectifica en vista de que el alcalde de Brihuega había remitido carta a un colega, sin especificar cual, desmintiendo tal noticia: Rectificamos de buen grado la noticia. A fin y al es una página menos en la historia de nuestras torpezas.

El Imparcial(8) en su número del 24 de agos-to también insertaba dicha noticia añadiendo como colofón que filósofos deben ser esos respetables ciudadanos, porque no podían decir con más elocuencia al pueblo que lo que ganan en toros lo pierden en luces.

En lo taurino, el Boletín de Loterías y de Toros(9) del 6 de agosto anuncia la contratación para la corrida del día 16 del espada José Machio. Una extensa crónica de tal corrida se publica en El Toreo10 de 10 de septiembre de 1877. La corrida se dio, como es tradición, el día 17: A las cuatro y veinticinco minutos de la tarde, con un calor sofocante y un completo lleno, ocupó la presidencia el Sr. Gobernador Civil de la provincia haciendo la señal para principiar la corrida. Tras reseñar el juego de los cuatros astados del Marqués del Pozo, incluido su nombre, y las faenas del torero y sus banderilleros el cronista concluye con el resumen: Machio fresco, parado y con deseos de agradar al público, que quedó muy satisfecho del comportamiento del diestro, obsequiándole con un anillo, puros, dulces y palmas. Los banderilleros todos bien, trabajando con fe y decisión en sus toros. El ganado receloso, huido y de poco juego, excepto el primero de la corrida. La sociedad contratista regaló a Machio seis mil reales por su buen comportamiento. También el médico de Trillo y varios aficionados obsequiaron al banderillero Trallero el mayor con dulces, tabacos y licores.

Las reseñas de las corridas de toros constituyen la información más frecuente sobre las fiestas de Brihuega durante estos años. Así El País(11) del 21 de agosto de 1892 publica la reseña de la corrida celebrada el día 17 en la que se corrieron, nuevamente, cinco reses del Marqués del Pozo siendo estoqueados los cuatro primeros toros por Feliciano Benayas, el Toledano quién escuchó muchos aplausos recogiendo infinidad de cigarros. El quinto toro lo mató, regularmente, el Salmantino. El banderillero Parra resultó cogido en el tercer toro recibiendo un puntazo en el brazo izquierdo. Benayas fue contratado para la corrida del año
siguiente.

La Correspondencia de España(12) del 18 de agosto de 1898 nos informa que los toros de la corrida de ayer resultaron medianos. El espada Arregui estuvo muy bien matando cuatro toros de cinco estocadas, lo cual le valió una gran ovación y numerosos regalos.

El Suplemento a El Enano(13) publica la crónica de la corrida de Brihuega con una tipografía similar a las corridas celebradas en Valladolid o Córdoba: Según nos escriben de esta villa, el 17 del corriente tuvo lugar, con motivo de las fiestas de la Virgen de la Peña, una gran corrida de toros. Procedieron estos de la ganadería de Fernández del Pozo, de Torrelaguna. Dieron mucho juego, sobresaliendo el cuarto. Los cinco toros fueron despachados, de cinco estocadas y tres pinchazos, por Juan Pedro “Esteras”, que fue sacado a hombros y contratado para la corrida del año siguiente.

En El Liberal(14) del 19 de agosto de 1900 (el artículo se repite textualmente en La Época(15) del mismo día) se inserta una crónica telegráfica, firmada por Martín el día anterior, sobre las fiestas de ese año: En este momento acabo de llegar del vecino pueblo de Brihuega, donde he presenciado las fiestas que se han celebrado con motivo del santo patrona. Todas ellas han estado muy concurridas y divertidas por la gran afluencia de forasteros. Las funciones religiosas, los bailes y demás diversiones públicas han llamado mucho la atención, pero ninguna tanto como la corrida de toros. La crónica continúa dando noticias del encierro celebrado el día 16 por la tarde, escapándose los toros cuando ya estaban en la Alameda no pudiéndose encerrar hasta la madrugada del día 17. En ese día, con muy buena tarde y gran entrada en la plaza, se lidiaron cinco toros dándoles muerte el único espada contratado: Francisco Parrondo, el Oruga, que fue muy ovacionado cortando una oreja a su quinto enemigo. La crónica finaliza congratulándose de que por fortuna durante las fiestas no ha habido que lamentar algún incidente desagradable.

En La Época del viernes 15 de agosto de 1902, número 18.740, se publica una curiosas noticia que si bien no trata directamente de las fiestas de la villa, si tuvo lugar durante el inicio de las mismas y muy posiblemente constituyó un importante tema de conversación entre los vecinos. Bajo el título Los globos militares se da noticia de las incidencias sufridas durante la ascensión del Globo Marte, tripulado por los tenientes del Parque Aerostático Militar de Guadalajara señores Rodríguez, Martínez Maldonado y Escosura:

… Los tres aeronautas militares hicieron las correspondientes anotaciones, comprobando que la velocidad del aerostato era de 35 kilómetros por hora y que se dirigía hacia el pueblo de Brihuega. Todo iba perfectamente, cuando de pronto notaron que el globo iniciaba, a cuatro kilómetros del indicado pueblo, un vertiginoso descenso, inexplicable, pues el lastre estaba intacto y no había ningún escape de gas… A las dos menos diez el globo Marte pasaba a 20 metros sobre Brihuega, en cuya plaza pública bailaban y cantaban los mozos y mozas del pueblo, que comenzaba aquel día las fiestas de su Santa Patrona. La mayoría de los vecinos siguieron al globo hasta la salida del pueblo, creyendo que iba a caer allí, pues ya la distancia que se le separaba de la tierra era sólo de seis metros. Lo exiguo de la altura a que iba el globo hizo que los aeronautas pudieran cambiar palabras con las personas que estaban en tierra.Finalmente, y después de que el globo tocara tierra de manera violenta, el aparato se elevó hasta los 1.900 metros continuando el vuelo que acabó tres horas después de haberse iniciado, en Esplegares, con los tripulantes ilesos.

El Imparcial del día 19 de agosto de 1903, número 13.667, incluye un telegrama fechado el día 17 con el resultado de la corrida de toros celebrada ese mismo día: Toros medianos. Yeclano que mató cuatro toros, ha quedado muy bien toreando y ha tenido suerte al herir. Se distinguió pareando el Chico de Lavapiés. Más extensa es la crónica, fechada el día 18, que incluye El Liberal en su número del jueves 20 de agosto bajo el título de Novillos en Brihuega. Comienza la crónica dando noticia del fin de los festejos verificados en este pueblo con motivo de la festividad de su patrona. Tanto los religiosos como los populares han estado muy concurridos por la gran afluencia de forasteros. A continuación, la noticias nos proporciona información más extensa de la corrida de toros: La plaza estaba llena de bote en bote. Los toros de Pozo, en general, regulares. El espada Yeclano despachó los cuatro primeros de una manera superior, siendo muy ovacionado y recibiendo regalos en metálico… El sobresaliente Alfarerito mató al quinto y último, muy valiente… La tarde hermosa, la presidencia bien.

Esta misma crónica, resaltada tipográficamente de la misma forma que la celebrada en Pamplona el 9 de julio de 1903, la publica el semanario taurino El Toreo16 con fecha 24 de agosto. De la corrida de las fiestas de 1904, El Heraldo de Madrid(17), del sábado 20 de agosto, nos da cumplida cuenta: Los toros de Patilla lidiados el miércoles en Brihuega resultaron buenos y mataron ocho caballos. Mazzantinito estuvo superior toreando y banderilleando. Mató cuatro toros de cuatro soberbias estocadas y le concedieron tres orejas. Fue objeto de grandes ovaciones y sacados a hombros. Negrete, sobresaliente, mató el quinto toro muy bien. Similar crónica incluye El Enano(18) en su edición de 21 de agosto.

En 1907, La Época del lunes 19 de agosto publica una crónica titulada Las fiestas de Brihuega centrada en los actos religiosos. Así, sabemos que la novena fue predicada elocuentemente por el padre Rafael Alcocer, de la Orden de San Bernardo. El día de la Virgen de la Peña se distribuyeron en la misa cerca de cuatrocientas comuniones. Finaliza la crónica informando de que: A los actos religiosos ha asistido más público que otros años, y en la procesión de la Virgen de la Peña, que desfiló por las calles principales, asistió una concurrencia numerosísima, y entre ella, todas las autoridades.

Noticias de los festejos taurinos de este año nos las proporciona El Imparcial del lunes 19 de agosto, en el que se publica una crónica, fechada el día 18 y titulada Grave cogida del Vaquerito, en la que además de glosar este asunto nos proporciona otros detalles sobre nuestra fiestas: Recibimos noticias de que en el pueblo de Brihuega, donde actualmente se celebran las fiestas de su patrona, ha sufrido una cogida de bastante consideración el diestro sevillano José Aguilar “Vaquerito” contratado para la corrida que habría de celebrarse ayer. Dicho espectáculo se verifica en la plaza mayor del pueblo, donde se construyen tendidos y vallas de madera. Hay la costumbre de lidiar por la mañana un toro, que llaman del aguardiente, festejo que viene a ser el prólogo de la corrida que se celebra por la tarde.

En el transcurso de la lidia Vaquerito tropezó en una piedra de la plaza y fue alcanzado enla región glútea por el astado, un bicho de muchas arrobas y bien armado, que le ocasionó una herida bastante profunda que diagnosticaron de grave. Dícese que le fue introducida una sonda de 14 centímetros sin que se encontrase el límite de la herida. Fue preciso suspender la corrida y telegrafiar a Madrid con objeto de contratar otro diestro, que resultó ser Alvaradito, para estoquear los restantes cuatro toros, ya
en la tarde del 18. El cronista achaca la cogida a las malas condiciones de la plaza y lo grande de los bichos. La gravedad de la cogida de Vaquerito hizo que se ocuparan de esta noticia otros medios como El Heraldo de Madrid, La Correspondencia de España y El Toreo(19) o que fuera incluida posteriormente como efeméride en el Almanaque Bailly-Bailliere de 1909(20).

En La Educación(21) del 10 de mayo de 1911 se recoge la noticia de la concesión de una subvención de 250 pesetas a la Filarmónica Briocense de Brihuega, lo que sin duda redundaría en beneficio de su actividad durante las fiestas de agosto. En las fiestas de ese año, según informa El Toreo(22), se corrieron toros de Pazo, que fueron regulares, para los diestros Algeteño y
Pinito que estuvieron bien toreando y matando.  El Heraldo de Madrid del 23 de agosto también publica la ficha de la corrida celebrada el día 17.

La Correspondencia de España, del martes 19 de agosto de 1913, da cuenta en telegrama fechado la noche del 18 de la corrida celebrada ese mismo día: Los toros de Félix Sanz, cumplieron. Tanto Gregorio Garrido como Saleri II estuvieron superiorísimos. Garrido cortó dos orejas y Saleri, una. Banderillearon, siendo muy aplaudidos. Fueron sacados a hombros. Igualmente, El Toreo de fecha 21 de agosto de 1913 publica una breve reseña de la corrida. Unos días antes, El Globo del 9 de agosto de 1913 nos informa de la concesión de una subvención de 260 pesetas a la “Filarmónica” de Brihuega.

Las noticias de los periódicos sobre las fiestas de 1914 se centran en el accidentado encierro que se corrió en las fiestas de ese año. De creer, sin cotejar lo publicado en los medios el encierro más que accidentado resultó trágico. El Imparcial, del martes 18 de agosto, publica bajo el titulo de Toro desmandado un suelto fechado el día 17 por la noche en el que informaba que: Ayer, en Brihuega, al efectuar el encierro, se escapó uno de los toros y dio muerte a un anciano de setenta años e hirió a otras dos personas. No obstante, la propia cabecera en su edición del jueves 20 de agosto publica una rectificación de la noticia: El alcalde de Brihuega, D. Bernardo González, nos ruega que hagamos constar que el toro que se desmandó en el encierro de la última corrida sólo hirió levemente a dos personas.

El semanario taurino Palmas y Pitos(23) publica, en su número del 31 de agosto, cumplida información de los actos taurinos celebrados durante las fiestas acentuando el dramático balance. Bajo el epígrafe La nota trágica informa que por la mañana del día 17 al verificarse el encierro se escaparon los toros cogiendo a tres vecinos del pueblo, e hiriéndolos tan gravemente, que fallecieron a poco de ser trasladados a sus domicilios. Junto a esta noticia, falsa, añade su opinión nada favorable al encierro: Estos tristes y lamentables percances, podrían (si quisieran) evitarlos las autoridades, pues en esta localidad se tiene por costumbre el que, al verificarse el encierro, se desmanden los novillos tres o cuatro veces, pues si esto no ocurre, dicen los del pueblo que los toros nos son buenos. De ello también tienen gran culpa los ganaderos por admitir con sus toros esos actos de barbarie. La información, y la opinión, la firma Domingo. Acompaña al texto una conocida imagen de la bajada de los toros desde San Felipe en el momento de entrar la manada y los corredores en la Plaza del Coso. Esta imagen se reproducirá como una de las postales, la número 19, de la Colección Cabañas que edita numerosas vistas de nuestra villa.

El desmentido a tal información se recoge en la siguiente edición de Palmas y Pitos, número 77 del 7 de septiembre de 1914: Firmado por Domingo (Domingo Ventosa) que acostumbra a enviarnos la información de Guadalajara y su provincia, publicamos en nuestro número anterior la reseña de una novillada que se celebró el día 17 de agosto en Brihuega. En ella se decía que, por la mañana, al verificarse el encierro, se escaparon los toros, cogiendo a tres vecinos del pueblo, e hiriéndolos tan gravemente, que fallecieron a pocos de ser trasladados a sus domicilios. El alcalde de aquella localidad no ha manifestado ser completamente inexacta la noticia que nos trasmitieron y nos ruega la rectifiquemos, lo que hacemos con mucho gusto, celebrando no ocurriera desgracia alguna.

La realidad es que en el encierro, que resultó emocionante y pródigo en sustos y revolcones, solo hubo que lamentar dos heridos: un joven y otra persona de ochenta y dos años. El encierro de los toros en San Felipe se verificó a las tres de la madrugada24. En la posterior corrida se lidiaron cinco novillos de Cúllar, uno en la mañana del día 17, para Araujito y Ángel Fernández (Angelete). Los toros resultaron buenos y los toreros estuvieron bien, destacando Angelete. Del resultado de la corrida se hacen eco Palmas y Pitos, el Heraldo de Madrid del 19 de agosto y El Toreo del 24 de agosto de 1914.

La Lidia(25), del 23 de agosto de 1915, publica una interesante litografía coloreada, firmada por Federico, de la entrada de la manada en la plaza del Coso titulada De la España Taurina Pintoresca. Un encierro en Brihuega (Guadalajara). En el pié de foto se lee lo siguiente: Bajada de los toros al coso para su enchiqueramiento con motivo de las fiestas que anualmente se celebranen honor de su patrona la Virgen de la Peña, en los días 18, 19 y 20 de Agosto. La imagen ya se publicó el año anterior en el semanario Pitos y Palmas. En la corrida de toros repitieron los novillos de Cúllar, superiores, y Angelete, como triunfador del año anterior. Le acompañó Mogino. Ambos fueron muy aplaudidos. El telegrama con el resultado de la corrida lo publica El Toreo en su edición del lunes 23 de agosto.

Las noticias de las fiestas de los años siguientes hacen única mención al resultado de la corrida de toros celebrada el día 17 de agosto de cada año. Así, El Toreo del lunes 21 de agosto de 1916 nos informa de la actuación de Emilio Méndez, que resultó cogido de gravedad al entrar a matar su primer toro; de Santamarina, que mató bien los tres que le tocaron en suerte y de Claverito, que mató bien a su único oponente. En La Acción(26) del 21 de agosto se da cuenta de que Méndez, a los cuidados del doctor Albéniz, mejoraba de sus heridas teniendo previsto reaparecer el 5 de septiembre en Peñaranda de Bracamonte después de haber perdido dos corridas en Madrid y dos en Colmenar Viejo. Exitosa fue la corrida de las fiestas de 1917 según
las notas publicadas por El Heraldo, en su número del 20 de agosto, y por El Toreo, en su número del 27 de agosto. Se lidiaron cinco toros de la ganadería de Félix Sanz. Uno por la mañana para Cocherito de Madrid y los otros cuatro por la tarde, que fueron estoqueados por el mismo Cocherito y por Doroteo Marín, saliendo ambos a hombros. En 1918, según nos informa El Globo del 19 de agosto, se corrieron toros de Bañuelos siendo estoqueados por Chatillo de Baracaldo.

La Correspondencia de España, del sábado 20 de agosto de 1921, informa de las recién acabadas fiestas de la villa desde el prisma de la situación de guerra que atravesaba España en el norte de África. Así, bajo el título de Postulando para los heridos se inserta la siguiente noticia: Terminaron las fiestas que la villa de Brihuega celebra anualmente en honor de su Patrona la Virgen de la Peña. La nota más simpática de estos días la han dado las señoritas de Brihuega, que postularon a favor de los soldados de Melilla, y el primer día recaudaron 1.500 pesetas.

Para las fiestas de 1922 se anuncia la celebración de dos novilladas para los días 17 y 18 de agosto, según información recogida por El toreo en su número del lunes 14 de agosto. En la del día 17 se lidiarán tres toros de la ganadería de Miguel de la Morena para el diestro Luis Mera, donándose los posibles beneficios al Hospital.  Al día siguiente, se lidiarán novillos de la misma ganadería para el espada José Remón. El propio semanario El toreo, del lunes 28 de agosto, da noticia del éxito cosechado por Luis Mera.

El Globo, Diario de Madrid, del 23 de agosto de 1923, publica una crónica resumen de las fiestas de ese año centrándose en los actos desarrollados durante el día grande de nuestra patrona: …El eminente orador sagrado D. José Faura, con elocuente palabra, describió las glorias de la venerada imagen. La procesión, durante la cual la multitud que cubría las calles embriagábase en aclamaciones a su Virgen, fue presidida por el Gobernador Civil de Guadalajara, Melchor Ruiz de Álamo, el Gobernador Civil de Navarra, Ramón Casas Caballero y por el alcalde de la villa, Antonio Ballestero. Por la noche, con la presencia de gran número de forasteros, en la plaza del Coso fue quemada una vistosa colección de fuegos artificiales, amenizando estos actos la Filarmónica Briocense. En lo taurino, las fiestas no parecieron resultar brillantes puesto que según informa La Libertad(27) se celebró una becerrada, de Zeballos, para Cañamón, Charlots, Zaracatumba y sus botones que, sin embargo, obtuvieron un gran éxito.

Lo más destacado de las fiestas de 1924 lo constituyó el homenaje que el 16 de agosto se tributó a Eugenio Bartolomé y Mingo, maestro en Brihuega durante muchos años y figura destacada en el movimiento renovador pedagógico español de aquellos años. La Escuela Moderna(28) publica, bajo el título Homenaje de la villa de Brihuega a D. Eugenio Bartolomé y Mingo,
reseña del acto y los discursos pronunciados por el alcalde briocense Evaristo Zamorano y por Rafael San Miguel, profesor de primera enseñanza, y sucesor de Eugenio Bartolomé en su magisterio. Por acuerdo municipal se decidió otorgar el nombre de Eugenio Bartolomé y Mingo a la calle que anteriormente se conocía como El Cantón. En materia taurina, se lidiaron novillos de la ganadería de Félix Sanz, que resultaron bravos, para Max Espinosa que estuvo superiorísimo con el capote y muleta y Alejandro Valverde, muy ignorante. El resultado de la corrida, en telegrama, lo publica La Voz del 18 de agosto y La Libertad(29) del miércoles 20.

El Heraldo de Madrid, del viernes 19 de agosto; La Libertad, del mismo día y La Voz también del 19, publican reseña de la corrida de las fiestas de 1927: Toros de Ildefonso Gómez, grandes y bravos. El rejoneador Alfonso Reyes estuvo afortunado. Echó pie a tierra y mató de una so-berbia estocada. Se le concedió oreja y rabo de su toro. Rafael Cardona tuvo que matar cuatro. Fue aclamado y orejeado.

El acto más importante de las fiestas de 1928 fue, sin ningún género de dudas, la coronación canónica de la Virgen de la Peña, que tuvo lugar el 13 de agosto presidido el acto por el Cardenal Primado Segura. La Época, del miércoles 15, da la noticia fechada el día anterior: Regresó a Madrid el cardenal primado, muy satisfecho de su estancia en esa localidad. También marcharon las distintas personalidades que asistieron a la coronación de la Virgen de la Peña. La Estampa(30) del 28 de agosto publica dos fotografías, una del añcalde Federico Ruiz y otra de las señoritas que forman la Cofradía de la imagen, junto con una pequeña reseña del acontecimiento titulada La Coronación de la Virgen de la Peña y que reproducimos a continuación: La histórica villa de Brihuega ha acrecentado la brillantez de sus fiestas tradicionales con el acto solemne de la coronación de su patrona, la Virgen de la Peña. El cardenal primado, señor Segura, colocó la valiosa corona, adquirida por suscripción popular, en la cabeza de la venerada imagen. En nuestras fotos aparece un grupo de las señoritas que forman la Cofradía de la imagen, que han contribuido muy eficazmente al mayor éxito de la piadosa ceremonia, y el activo alcalde de Brihuega, D. Federico Ruiz, que tan inteligentemente ha cooperado en el esplendor de estos actos.Dada la solemnidad de la ocasión, durante las fiestas se dieron dos corridas, los días 18 y 19, lidiándose en ambas novillos de la ganadería de Santos para los diestros Vicente Salamanca y Félix Fresnillo, que rayaron a gran altura tal y como publica El Heraldo de Madrid del lunes 20 de agosto.

El Siglo Futuro31 nos informa del desarrollo de las fiestas de 1929 en su edición del viernes 16 de agosto, en noticia fechada el día 15. Por este motivo, y por la orientación católica del diario, se ocupa especialmente de los actos religiosos: Ayer tarde se celebró la tradicional procesión de la cera, con la comparsa de gigantes y ca-bezudos que representan tipos legendarios de la villa. En los actos estuvieron presentes el teniente coronel Manuel Charza, como delegado gubernativo, y Agustín Serrano, Inspector Jefe de Primera Enseñanza de la provincia. En el transcurso de las fiestas, la Sociedad Benéfica y de Fomento briocense tributó un homenaje a la Vejez y a la Escuela, como fiesta de la caridad y la cultura, con banquete incluido que se celebró en el Salón Ideal.

La solemne función religiosa del día 15 gozó de numerosísima concurrencia, corriendo la parte musical a cargo de la Schola Cantorum de Guadalajara. Por la tarde, la imagen de la Virgen de la Peña recorrió en procesión triunfal las principales calles de la villa. De regreso al templo, el alcalde hizo renovación del voto de consagración y seguidamente el orador don Hernán Cortes, Canónigo de Toledo, dirigió una sentida alocución al pueblo de briocense desde un púlpito provisional colocado en el atrio de la iglesia. La noticia concluye anunciando que mañana 16 comenzarán las fiestas profanas con el famosoencierro de los toros que iban a lidiarse al día siguiente.

Las fiestas de 1930 tuvieron de particular que contaron con dos corridas de toros. En la primera, la propiamente de fiestas, se lidiaron novillos de Escolar, buenos, para Saleri III y El Estudiante que resultaron ambos triunfadores tal y como nos informa La Libertad32. El segundo festejo, una corrida mixta, se celebró a beneficio de la Sociedad de Fomento Briocense lidiándose ganado de Quirós, que dio buen juego, para los matadores Sussoni, Julián Sacristán, Dominguín Chico y Antoñete Iglesias, saliendo estos dos últimos a hombros. La información de la corrida la publica La Voz, La Fiesta Brava, El Siglo Futuro y el propio La Libertad(33).

La Época, del jueves 20 de agosto de 1931, bajo el título de La cuestión religiosa publica un suelto sobre las fiestas de la villa centrado en los actos religiosos. La novena de la Virgen de la Peña fue predicada por el reverendo padre Rafael Alcocer, de la orden de San Bernardo. El día de la fiesta principal se distribuyeron más de cuatrocientas comuniones y a la procesión de la Virgen asistió una concurrencia numerosísima y entre ella, todas las autoridades. La Libertad, del martes 18 de agosto, da cuenta del resultado del festejo taurino celebrado el día anterior. Con toros de Flores actuó como único espada José Iglesias, que fue ovacionado. El Heraldo de Madrid, de ese mismo día, y La Voz del miércoles 19 también dan cuenta del festejo. La clausura del Casino Principal Briocense en las fiestas de 1932 es la noticia que más destaca en los medios de comunicación. Al parecer en la noche del 21 de agosto con motivo de las fiestas de Brihuega se celebró en el Casino Principal un baile en el transcurso del cual un individuo interpretó al piano la Marcha Real. El Gobernador Civil de la provincia procedió al cierre del Casino e impuso multas de 500 pesetas a cada uno de los miembros de la Junta Directiva y a los vecinos presentes. La noticia, con la misma redacción, se publicó en El Sol(34) y en La Libertad del martes 23 de agosto. La Luz35, de lunes 22 de agosto, informa del resultado de la corrida de toros de manera escueta: En Brihuega, Pinturas mató bien cuatro toros de Pedro Hernández.

Por último, de las fiestas de 1933, 1934 y 1935 hemos localizado noticias breves sobre el resultado de la corrida de toros. El Heraldo de Madrid, en su edición del viernes 18 de agosto de 1933, da cuenta del desarrollo de la corrida: Los novillos de Dorango, buenos. Palomino y Revertito, enormes. Cortaron orejas. El segundo resultó cogido y recibió una cornada en el muslo. La Libertad, del martes 21 de agosto de 1934, informa que en Brihuega con lleno completo se ha celebrado la novillada de feria en la que Miguel Palomino ha estoqueado cuatro novillos de López Cobo, que dieron buen juego. Miguel Palomino consiguió un triunfo apoteósico… Fue sacado a hombros y paseado por las calles. El mismo Heraldo de Madrid, en su edición del lunes 19 de agosto de 1935, publica la ficha de la corrida: Brihuega. Novillos de Hernández, superiores. Luciano Contreras consiguió un gran triunfo. Le concedieron orejas. Berrocal, bien.

  1. La consulta de la prensa histórica del período 1847-1935 al que se circunscribe este artículo se ha realizado acudiendo a la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España (http://www.bne.es/es/Catalogos/HemerotecaDigital) y la  Biblioteca Virtual de Prensa Histórica del Ministerio de Cultura de España (http://prensahistorica.mcu.es).
  2. Prescindimos por este motivo de la prensa provincial de Guadalajara, incluida la local de Brihuega representada por El Briocense, que obviamente tratan las fiestas de Brihuega de manera más profunda y pormenorizada.
  3. El Español, Periódico de Política, de Economía Pública, de Tribunales, de Literatura y Comercio, segunda época, número 969 del viernes 20 de agosto de 1847. Diario de tendencia liberal moderada. Las frases, o palabras, en cursiva que aparecerán a lo largo de este artículo son extraídas exactamente de lo publicado en la prensa.
  4. El Clamor Público, Periódico del Partido Liberal, número 1.585, del miércoles 22 de agosto de 1849.
  5. El Heraldo, Periódico político, religioso, literario e industrial, número 3.477 del jueves 25 de agosto de 1853. El Heraldo es el diario conservador por excelencia de toda la década moderada.
  6. La Esperanza, Periódico Monárquico, número 6.713 del miércoles 22 de agosto de 1866.
  7. El Globo, Diario Ilustrado, número 682 del jueves 23 de agosto de 1877.
  8. El Imparcial, Diario Liberal, fundado por Eduardo Gasset y Artime, número 3.681 del viernes 24 de agosto de 1877.
  9. Boletín de Loterías y Toros (Continuación de El enano), Trata además de Teatros, Artes, Literatura y Ciencias, número 1.380 del 6 de agosto de 1877.
  10. El Toreo, Revista taurómaca que se publica el día siguiente de cada corrida de toros, número 93 del lunes 10 de septiembre de 1877.
  11. El País, Diario Republicano-Progresista, número 1.909 del domingo 21 de agosto de 1892.
  12. La Correspondencia de España, Diario Universal de Noticias, edición de noche, del 18 de agosto de 1898.
  13. Suplemento al El Enano, número 119 del 25 de agosto de 1899. Este suplemento se publicaba los lunes, un día después que la cabecera principal.
  14. El Liberal, número 7.623 del domingo 19 de agosto de 1900.
  15. La Época, últimos telegramas y noticias de la tarde, número 18.029 del domingo 19 de agosto de 1900.
  16. El Toreo (Se publica los lunes) número 1.627 del 24 de agosto de 1903. Con anterioridad esta revista taurina era el antiguo suplemento de La correspondencia teatral.
  17. El Heraldo de Madrid, Diario Independiente, número 5.020 del sábado 20 de agosto de 1904. Diario de tendencia demócrata avanzada contaba con varias ediciones diarias. 
  18. El Enano de 21 de agosto de 1904. Esta cabecera es continuación del Boletín de Loterías y Toros.
  19. El Toreo, número extraordinario del jueves 22 de agosto de 1907; La Correspondencia de España, número 18.087 del martes 20 de agosto de 1907 y El Heraldo de Madrid, número 6.109 del lunes 19 de agosto de 1907.
  20. Almanaque Bailly-Bailliere, Pequeña Enciclopedia Popular de la vida práctica. Año Taurino de 1907. Agosto 18. El toro Rosquillero, de Mazas, lidiado en Brihuega, coge al matador de novillos José Aguilar, Vaquerito, ocasionándole una cornada de diez y seis centímetros en la región glútea derecha.
  21. La Educación, Órgano de la Liga “Los Amigos de la Enseñanza”, número 108 del 10 de mayo de 1911. La publicación se editaba tres veces al mes.
  22. El Toreo, número 2.224, del lunes 21 de agosto de 1911.
  23. Palmas y Pitos, número 76 del 31 de agosto de 1914. Semanario de información taurina que se publicó en Madrid entre los años 1913 y 1915.
  24. Hemos consultado el semanario guadalajareño Flores y Abejas, en sus ediciones de agosto de 1914, para contrastar la veracidad de las noticias dadas por los medios de carácter nacional. La bajada de los toros del día 17 se desarrolló sin ningún incidente.
  25. a Lida, Ilustración taurina semanal, número 22 del 23 de agosto de 1915.
  26. La acción, Diario de la noche, número 176 del 21 de agosto de 1916, adscrito a las posiciones conservadoras mauristas.
  27. La Libertad, número 2.160 del miércoles 23 de agosto de 1923. Diario matutino competidor de El Liberal
  28. La Escuela Moderna. Revista Pedagógica y Administrativa de Primera Enseñanza, número 396, de septiembre de 1924. Eugenio Bartolomé y Mingo fue director de la publicación.
  29. La Voz, Diario Independiente de la noche. Noticias de todas partes, número 1.295 del 19 de agosto. La Voz, propiedad de la misma editorial que El Sol, era un diario vespertino de carácter popular de gran tirada. La Libertad, número 1.374 de 20 de agosto de 1924. 
  30. Estampa. Revista Gráfica y Literaria de la Actualidad Española y Mundial, número 35 de 28 de agosto de 1928
  31. El Siglo Futuro. Diario Católico, fundando por Ramón Nocedal en 1875. Número 16.611 del viernes 16 de agosto de 1929.
  32. La Libertad, número 3.252 del miércoles 20 de agosto de 1930. Diario fundando a partir de una escisión de la redacción y otros trabajadores procedentes de El Liberal.
  33. La Libertad, número 3.257 del martes 26 de agosto de 1930; La Voz, número 3.012 del lunes 25 de agosto de 1930; La Fiesta Brava, Semanario Taurino, número 198 del 29 agosto de 1930 y El Siglo Futuro, número 7.140 del lunes 25 de agosto del mismo año.
  34. El Sol. Diario Independiente, fundado por Nicolás Urgoiti en 1917. Considerado uno de los diarios de mayor calidad de la época.
  35. La Luz. Diario de la República, número 196 del lunes 22 de agosto de 1932. Diario fundado por Nicolás Urgoiti con redactores procedentes de El Sol.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s