Revista nº 12, Agosto 2009

Estándar

VOLUNTARIADO SOCIAL

En tiempos de crisis económica y de pérdida de valores sociales, surge con fuerza la figura del voluntariado social, que se integra en diversas entidades o asociaciones de carácter benéfico-social, con el fin de suplir las carencias que no son capaces de satisfacer las administraciones públicas con sus propios medios.

El papel fundamental que cumplen estas organizaciones en el desarrollo social adquiere una especial relevancia en situaciones de conflictos intensos o coyunturas de escasez de todo tipo. Y no hay por qué alejarse demasiado para comprobar cómo esta «crisis reciente» está haciendo mella de forma intensa en «gentes cercanas a nosotros», de nuestro país, comunidad autónoma, provincia, e incluso nuestra localidad.

No es novedad, por ejemplo, cómo los comedores sociales en nuestra capital, van incrementando el número de personas que reclaman una primer asistencia en la comida, o cómo las parroquias de los pueblos, como sucede en la nuestra, reciben peticiones de ayuda para cubrir las necesidades más esenciales.

Estas entidades están formadas, en su mayoría, por voluntarios, «gentes anónimas» que de forma altruista y desinteresada, prestan su tiempo y dedicación en atender a otros. Son personas con nombres y apellidos poco ilustres, que no suelen tener gran relevancia mediática, ni ser objeto de atención en los editoriales de medios de comunicación.

Por ello, desde esta asociación, fijamos la mirada en estas «gentes», que forman parte de agrupaciones con una mayor capacidad de solucionar o aminorar los problemas. Así, Brihuega desde hace años cuenta con los servicios de «Cruz Roja», que en estas fechas intensifica notablemente su labor y redobla sus esfuerzos; y en nuestra provincia, Cáritas diocesana se ve desbordada día a día por la llegada de gentes derivadas, incluso de instituciones públicas.

Otro tipo de entes o agrupaciones surgen por la necesidad de atender situaciones de riesgo o emergencia, como en el caso del reciente incendio, o para colaborar en el mantenimiento de la seguridad en eventos de alta participación pública. Así, las actividades festivas, especialmente en esta época veraniega -ejemplo son nuestro Encierro y la Procesión de la Virgen de la Peña-, precisan de una adecuada organización que se complementa con la labor desinteresada voluntarios, que hace apenas dos meses se han integrado en la Agrupación Local de Protección Civil.

A ellos va dirigido también nuestro reconocimiento, pues en su estreno y acción contra el incendio, las gentes de Brihuega percibimos la grandeza de su labor. Gracias a todos ellos y a los que colaboraron en estas tareas de extinción y ayuda a los propietarios de tierras afectadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s