Próxima estación: Brihuega – Proyecto de ferrocarril secundario Guadalajara – Brihuega – Cifuentes

Estándar
José Valentín Riaza Malmierca.-
La revolución industrial no habría sido posible si de manera paralela no se hubiera producido otra revolución: la de los transportes.a llegada del ferrocarril supuso una transformación muy importante, ya que se trataba de un medio de trasporte que ampliaba de manera notoria tanto el volumen de mercancías a transportar como la velocidad del mismo transporte.

En 1814 el inglés Stphenson consiguió que una locomotora de 30 toneladas de peso circu-lara a una velocidad de 7 Km/ hora y en 1825 se abrió al público el primer ferrocarril a vapor que unía la localidades inglesas de Stockton y Darlington.

En cuanto a España, en el año 1848 se inaugura ofcialmente el primer tramo de ferrocarril entre las ciudades de Barcelona y Mataró, y el 2 de junio de 1859 se inauguró la primera sección del ferrocarril que tenía por objeto unir Madrid con Zaragoza y que sería el primer ferrocarril que pasaría por la ciudad de Guadalajara. En septiembre de 1904 la Jefatura de Obras Públicas de Guadalajara eleva al Gobierno Civil el plan de cinco líneas ferrocarril de secundario que afecta a las cinco zonas principales de producción de la provincia de Guadalajara .La cuarta de estas líneas tendría el siguiente recorrido: “De Orusco, en el ramal titulado de la Fábrica de Orusco, perteneciente a la línea de Madrid a Colmenar de Oreja, hasta los Baños de Trillo por Brihuega y Cifuentes.” Sin embargo, en octubre de 1904 este plan inicial se va alterado. “El Briocense” de fecha de 15 de octubre de este mismo año nos refere que el pleno de la Diputación de Guadalajara ha acordado que se deseche de manera def-nitiva el enlace de Brihuega con Orusco y sea sustituido por la línea de Guadalajara a Molina, cruzando por Brihuega y Cifuentes. El 27 de enero de 1914 la Comisión provincial de la Diputación aprueba las bases para el estudio del ferrocarril secundario de Guadalajara a Cifuentes. El estudio comprende desde el en-lace con la línea de Madrid- Zaragoza Alicante (M.Z.A) en la capital, Guadalajara y cruza por los términos de Brihuega y Cifuentes para em-palmar con la de la Compañía del Tajuña. De este modo el 18 de julio de 1914 el ingeniero Salvador García de Pruneda presenta en la Diputación una “Memoria de anteproyecto de ferrocarril secundario de Guadalajara, Brihuega y Cifuentes”.

El trazado que se propone en esta memoria y que se divide en dos trozos, es el siguiente: partiendo de la actual estación de ferrocarril de Guadalajara, la línea férrea cruzaría el río Henares y en sentido ascendente atravesando los arroyos de Monjardín y de las Monjas, pasando cerca de la Puerta de Bejamque y en las inmediaciones del depósito de agua,en donde se situaría una estación, cerca ya de la carretera de Torija. Desde aquí la línea sigue hasta Taracena, cogiendo ,des
pués de pasado este pueblo, el arroyo de Torija cuyo valle hay que seguir hasta ganar la meseta.

En esta ascensión el ingeniero recomienda avanzar por el lado derecho del valle hasta Valdenoches y allí cruzar al lado izquierdo para sortear la gran cantidad de bodegas que hay en este pueblo, ya que lo contrario implicaría, bien un incremento notable, en gastos de expropiaciones, o la construcción de túneles, que también encarecería la construcción del ferrocarril. En Torija se construiría una estación y la línea continuaría por la meseta hasta Trijueque, situándose la estación a una distancia aproximada de 1 kilómetro de la localidad. A partir de este pueblo, la memoria del anteproyecto, nos dice que la línea entra en el Monte Sanz y se dirige hacia Fuentes de la Alcarria en donde si sitúa una estación. En opinión del ingeniero García de Pruneda esta estación es “indicadísima para exportar grandes cantidades de cal, leña y carbón que ese monte y otros colindantes exportan”. La sección de este tramo acabaría en el cruce de la carretera a Brihuega, cerca de La Cabañuela. A partir de este cruce, la línea férrea, en su segundo tramo o trozo, se dirigiría hacia el valle del Tajuña y en las inmediaciones del camino de Carraguadalajara comenzaría el descenso hacia Brihuega.

En el proyecto no se describe de una manera clara donde se ubicaría la estación de Brihuega, y lo que se indica es la necesidad de situarla cerca del pueblo, que se pueda llegar a ella por la carretera de Villaviciosa y que la construcción de dicha  estación en este lugar no implicará obras más importantes que la construcción de un corto túnel en el cerro de la Horca. Para el ingeniero que elabora el anteproyecto la estación de Brihuega ha de jugar un importante papel, y textualmente transcribo, “para los mercados de ganado que se verifcan en el Paseo de la Heras, las importantes industrias de lanas, chocolates, etc. Y todo ello contribuirá a aumentar los ingresos de la línea, con ventaja para el Estado.”

A partir de la estación de Brihuega la línea se dirige hacia Cívica, situando junto al caserío un apeadero que sirva también para el pueblo de Barriopedro, el anteproyecto señala “que no lo elevamos a la categoría de estación por la difcultades que el tramo presenta a la construcción de un camino utilizable por carros”. Sorteando diferentes obstáculos la línea continúan hasta el llano de Valderrebollo, comenzando a partir de aquí la subida hacia Cifuentes y terminando en las inmediaciones de la carretera de Trillo, en una meseta donde está proyectada la estación de la línea Orusco-Cifuentes. En el año 1910 la compañía del Ferrocarril del Tajuña llegaba a la localidad madrileña de Orusco, uniendo localidades como Chinchón, Colmenar de Oreja, Morata de Tajuña y Tielmes. Desde Orusco, se planteó la continuación de la línea hasta Cifuentes, a lo largo del valle del Tajo. El ferrocarril fue prolongado hasta Sacedón primero y después a Alocén, último pueblo al que llegaron las locomotoras del ferrocarril del Tajuña, si bien parece ser que la infraestructura llegó a estar terminada hasta Cifuentes. Expuesto cual iba a ser el trazado de este ferrocarril secundario, entiendo que es muy interesante conocer cuáles eran las expectativas que este proyecto generaba en Brihuega, mucho antes incluso, que se elaborase el anteproyecto del ingeniero Salvador García de Pruneda. Así, allá por abril de 1902 en un artículo titulado “La industria lanera en Brihuega”, publicado en “La Alcarria Ilustrada”, Ramón Casas se lamenta de la decadencia que ha sufrido esta industria en los últimos años. Opina que una de las causas fundamentales es “la falta de un ferrocarril que uniendo a Brihuega con el resto de España, hubiera permitido exportar sus productos con economía y dar a conocer lo que esta villa ofrecería al espíritu industrial” y así mismo y como consecuencia de esto piensa que “la construcción de ese tan anunciado y estudiado ferrocarril sea conductor directo y económico y ponga de manifesto cuanta riqueza es susceptible de explotarse en condiciones inmejorables”. En carta abierta, precisamente a Ramón Casas, Bernardo Skerret se pregunta también en este número de “La Alcarria Ilustrada” si “será posible que la Villa de Brihuega recobre lo que perdió o encuentre nuevos elementos de vida. En su opinión las paulatinas facilidades de comunicación que ofrecen las carreteras, ya construidas dentro del partido judicial, deberá agregarse una línea de ferrocarril. Según Skerret “ningún brihuego deja de reconocer la importancia que esta obra ha de tener y todos hacen votos para que llegue a ser una realidad”. Por último, Rafael San Miguel en un artículo titulado “Toques reformistas” y publicado también en esta revista artística y literaria plasma ese anhelo de ferrocarril en la expresión: “¡ Si hubiera ferrocarril!” que es , según él , el grito unánime lanzado por todos los brihuegos. Se rebela de este modo contra el pesimismo de los “espíritus apocados” y opina que querer es poder, y como medios para conseguirlo propone: la constitución de una sociedad explotadora, que se dote de un capital, mediante la emisión acciones de poco coste, entre 200 y 300 pesetas, “para que sea asequible a todas las fortunas y de esta manera realizarse el proyecto, que ya en los tiempos antiguos bullía en la mente de nuestros antepasados”.

Antonio Pareja Serrada en su libro “Brihuega y su partido”, tras analizar las vías de comunicación de las que está dotada Brihuega hace mención a un proyecto de ferrocarril, al que llama económico, y que transcurriría desde Guadalajara a Cifuentes y Trillo. También se refere a otro proyecto en vías de ejecución que es la prolongación del ferrocarril del Tajuña que pasaría próximo a esta villa “aunque no tanto como fuera de desear”. Según Pareja Serrada el día que estos ferrocarriles se hallen en explotación, Brihuega volverá a ser lo que fue o tal vez alcanzará una mayor importancia”.

En el periódico quincenal “El Briocense” de fecha 1 de octubre de 1904, José Pajares opina que el ferrocarril secundario ha de ser el lazo de unión de Brihuega con los otros partidos judiciales y a su vez con la capital de la provincia. De una manera, un tanto poética defne a los ferrocarriles secundarios respecto a las vías férreas principales,” lo que los ramos y ramilletes arteriales en los grandes troncos circulatorios, que conducen la savia de la vida a todo el organismo”. Entiende que los ferrocarriles secundarios son una solución para los pueblos aislados, donde el productor tiene serios problemas para llegar al mercado. Según él, este ferrocarril convertirá los saltos de agua de Brihuega en verdaderas minas de oro que darán lugar a nuevas industrias y permitirá que las canteras de Cifuentes, tan desconocidas hoy, compitan con los mármoles extranjeros.

En conclusión, podemos decir que el proyecto de ferrocarril secundarios de Guadalajara a Cifuentes pasando por Brihuega, es el sueño de lo que nunca fue. Nunca sabremos si su construcción hubiera traído tanta prosperidad a nuestro pueblo como algunos pensaron y desearon. Lo que sí está claro, es que Brihuega tenía todo el derecho del mundo a poderlo comprobar.

Bibliografía:

  • Anteproyecto de ferrocarril secundario de Guadalajara a Brihuega y Cifuentes encargado por la Diputación Provincial de Guadalajara al ingeniero Salvador García de Pruneda”. Archivo Histórico Ferroviario.
Anuncios

2 comentarios en “Próxima estación: Brihuega – Proyecto de ferrocarril secundario Guadalajara – Brihuega – Cifuentes

  1. anonimo

    Menos mal, que la cultura en España, es algo mas que toros, en el caso que los toros sea cultura que algunos confunden una costumbre por cultura. Saber como en España se viajaba hace 100 años en ferrocarril y como lo hacian, es saber una curiosidad historica y eso es cultura y la poca documentación que existe y la que hay en gran medida se debe a ingleses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s