Fuentes y manantiales de los campos de Brihuega (IV)

Foto 1- Fuente de la Fábrica de la Luz (Antiguo Molino del Sobrestante)
Estándar
Por José Antonio Arenas.-

Por cuarta vez pretendo traer a estas páginas una pequeña reseña de lo que, aunque sea modestamente, es patrimonio de Brihuega: sus fuentes y manantiales.

Vuelvo a incidir otra vez en el mismo tema, pues aparte de que sobre él hay bastante que escribir, pues son muchas las fuentes que manan en nuestros campos, todas y cada una de ellas tiene su pequeña historia, su leyenda, su anécdota y en definitiva: tienen algo que contarnos. La mayor parte de esas historias sehan ido olvidando con el devenir de los tiempos; no se recogieron ni se escribieron para las generaciones futuras; no tenían suficiente interés como para recordarlas más allá de una o dos generaciones. Gran error. Todo tiene suvalor, y en esta sociedad en la que vivimos, tan materialista, volver a nuestras raíces y conocer lo más posible de nuestro pasado, por insignificante que sea, es gratificante.

He aquí unas pocas líneas sobre varias de las fuentes que nos rodean; unas estamos hartos de verlas y otras son desconocidas para la mayoría. En el mejor de los casos solo nos suena su nombre.

En esta ocasión traigo a estas páginas tres de las fuentes que acompañaron a las industrias de Brihuega en sus años de apogeo y esplendor. Cuando dichas industrias dejaron de existir, ellas y sus aguas, antaño tan preciadas, fueron olvidadas. El tiempo, el abandono y en ocasiones el vandalismo hicieron el resto. Hoy todavía se puede ver algo de ellas, pero tal vez mañana sea demasiado tarde. Pretender recuperarlas es pura entelequia, pero al menos que sus restos sean respetados y sus nombres recordados.

FUENTE DE “LA FÁBRICA DE LA LUZ”
Foto 1- Fuente de la Fábrica de la Luz (Antiguo Molino del Sobrestante)

Foto 1- Fuente de la Fábrica de la Luz (Antiguo Molino del Sobrestante)

Remontando el valle del Tajuña por la carretera CM-2011 condirección a Masegoso, a escasos cuatro kilómetros de Brihuega encontramos un edificio arruinado junto al río en su margen izquierda. Un puente sin barandilla comunica ambas orillas y nos permite acercarnos a lo que en otros tiempos fue la central hidroeléctrica Virgen del Carmen. Sus turbinas eran movidas por las aguas del río llevadas por un canal desde una represa cercana. Esta industria comenzó su andadura a comienzos del siglo XX, aprovechando el salto de agua que ya existía y que movía el rodezno de un molino conocido como del Sobrestante. Como “fábrica de la luz”, suministró electricidad a Brihuega y otros pueblos hasta mediado el siglo pasado. Junto a la desmantelada sala de turbinas podemos ver aun las ruinas de la vivienda que habitaron las sucesivas familias encargadas del funcionamiento de aquellas industrias. Y enfrente, en la otra orilla del río y adosada al muro que sujeta el talud de la carretera, una fuente, hoy sin agua, que abasteció a los habitantes de aquel lugar. Un pilón más que regular recogía el agua que vertía un único caño, que le llegaba atravesando bajo la carretera desde la abrupta ladera del encajonado valle. La tupida vegetación de la zona mantuvo oculta la fuente durante muchos años, hasta que la limpieza de las márgenes del río, llevada a cabo en 2008, la dejó al descubierto. Para los que vivieron en tan solitario paraje, rodeados por las aguas del Tajuña, esta modesta fuente fue vital para abastecerse de agua potable.

FUENTE DE LA FÁBRICA DE HARINAS
Foto 2- Fuente de la Fábrica de Harinas (Antiguos Batanes del Rey)

Foto 2- Fuente de la Fábrica de Harinas (Antiguos Batanes del Rey)

Otra fuente unida a la historia industrial briocense. Junto a la misma carretera que camina paralela al Tajuña vallearriba, y “…como a distancia de un cuarto de legua de esta población…” llaman la atención los muros ruinosos y calcinados de unas edificaciones. Estos maltrechos restosalbergaron en tiempos pasados unos batanes y después un molino harinero. Como Batanes del Rey iniciaron su andadura mediado el siglo XVIII, al mismo tiempo que la Real Fábrica de Paños, aunque es más que probable que ya se abatanaran paños allí desde mucho antes. Como fábrica de harinas se estrenó hacia 1916 dándole su propietario el nombre de San Francisco. La moderna maquinaria instalada, al igual que a los batanes de antaño, la siguió moviendo el agua conducida mediante un caz desde un azud próximo. El trigo que allí se molía abasteció de harina a todas las tahonas de la comarca, hasta que un aciago día de 1970 las llamas de un incendio terminaroncon su historia.

Y terminó también con la fuente que durante tantos años sació la sed de los que allí trabajaban y de los labradores que desde Brihuega acudían con sus mulas para recoger la harina, el moyuelo, el salvao y las cuartas que les correspondían por el trigo entregado. Si la abigarrada vegetación que crece junto a ella lo permite, podemos ver aun un pilón cilíndrico tallado en piedra que hacía de depósito y otro rectangular más abajo que recibía el agua del anterior mediante un caño. Sin duda el manantial que suministraba el agua hasta el lugar provenía del abundante acuífero que brota en Fuencaliente. Ni que decir tiene que ya no llega agua alguna: otra fuente más que queda para el recuerdo.

FUENTE DE LA CANTINA
Foto 3- Fuente de La Cantina

Foto 3- Fuente de La Cantina

¡Cuanta gente quetrabajó en la fábrica de PRONA primero y en la Eurocerámica después se acordará de esta fuente! ¡Qué entrañables las figuras de Antonio el Cocina o de Ramonchi, acarreando agua fresca para los que en ellas trabajaban! Llenaban los botijos con el agua de La Cantina, y con sus carretillas los distribuían por todos los rincones de la fábrica. Los que sin lugar a duda lo agradecían más eran los que trabajaban junto a los hornos, donde la temperaturaera más que considerable.

El curioso que quiera aun puede verla, ya muy deteriorada y prácticamente sin agua (si es que las zarzas y los juncos se lo permiten), frente a la antigua fábrica de Medio Ambiente transformación de las algas en productos farmacéuticos y alimentarios de PRONA (Productos Naturales), que tanto trabajo y prosperidad dio a Brihuega.

La fuente en sí es sencilla: un pilón rectangular hecho de ladrillo revestido y un frente alto y semicircular, rematado por una bola, de donde salen los caños. Está situada entre la carrera y el río, y el agua le llegaba de algún manantial de los alrededores del arroyo Pajares. Ella fue verdaderamente “la cantina” de los trabajadores desde 1943 en que se abrió la primera industria, hasta 1983 en que cerró la fábrica de azulejos; terminaban así cuarenta años durante los cuales Brihuega y su comarca vivieron una de sus mejores épocas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s